¿Cómo hacer a tus hijos más seguros?

¿No les ha sucedido que a veces como #padres queremos anticiparnos a las actividades de nuestros hijos pensando que ellos están muy pequeños para realizarlas y que por su edad no pueden hacer cierto tipo de cosas solitos?

Ese es uno de nuestros mayores “errores”, queremos que su mundo sea perfecto, queremos evitarles muchas veces el #sufrimiento o que se hagan daño, y, de paso, queremos evitarnos regueros, malos ratos y hasta cambios de humor.

Los #niños aprenden a ser autónomos a través de pequeñas actividades diarias que ellos pueden hacer en casa, en el jardín o en el colegio. Muchas veces esa nostalgia a la que nos enfrentamos como papás al verlos crecer y ser independientes, nos impulsa a hacer todo por ellos, e inconscientemente les creamos una dependencia de nosotros, porque no queremos que se vayan de nuestro lado. ¿Y sabes que es lo más gracioso? Que ellos piden a gritos esta confianza. Ellos quieren demostrarnos a cada momento que ya son grandecitos y quieren hacerse partícipes de todas las actividades dentro de su familia, colegio o jardín.

Todos nuestros #hijos deben ser educados para ser independientes, cosas tan simples como recoger, guardar abrochar, desabrochar, poner la mesa, son acciones que los empoderan y va creando en ellos #independencia y #seguridad. Debo advertirte que no todo se dará al primer intento, y que seguramente sacrificarás uno que otro pocillo, o un cajón “no tan bien arreglado”, pero todo esto hace parte del aprendizaje tanto de los niños como de nosotros como padres.

Nuestros hijos deben sentir que les estamos dando la oportunidad de experimentar, de intentar de nuevo, de fallar y de acertar. Este es un bonito ejercicio porque al mismo tiempo que les estamos enseñando independencia también les estamos dando ejemplo de #tolerancia, los estamos enseñando a tener consideración con los demás, y los introducimos a que hagan parte de una sociedad con mejores valores y más comprensiva.



Es muy importante crear #rutinas diarias y ponerles retos que puedan alcanzar: en las mañanas, a la hora de dormir, a la hora de comer… y en todo esto, hay que tener en cuenta que las primeras personas que se deben organizar somos nosotros como papás, a veces pedimos más de lo que nosotros damos y exigimos orden cuando somos incapaces de cumplir nuestras tareas. Organicemos unas rutinas que como papás también podamos cumplir, es decir, que también tengamos el tiempo para hablar con ellos, preguntar cómo fue su día y saber si cumplieron sus metas.

Los niños se sienten muy importantes cuando los adultos toman tiempo para hablar con ellos, hablar con frecuencia con nuestros pequeñitos les da mucha seguridad. Pregúntales acerca de sus amigos, de qué actividades disfrutó más en el día y también, cuéntale de tus #actividades, cuales te gustaron más y cuáles no, háblale de tus propios #retos y rutinas… Recuerda que la mejor enseñanza es el ejemplo.

La #comunicación abierta y honesta creará un lazo de por vida, las rutinas diarias le hacen saber al niño lo qué se espera de él, enséñale a mantenerse a salvo y acerca del trato con otros niños y con los adultos, a ser buen amigo. Crear independencia no te aleja de tu hijo, lo estás preparando para su vida, mantente cerca y observa como tu hijo resuelve los #problemas, vas a ver que con mucha constancia y paciencia los niños desarrollarán #destrezas y #confianza en sí mismos. ¡Animo papás, esta carrera es una experiencia maravillosa, no se olviden que el amor lo puede todo!

132 vistas