Camina tus propios pasos…

Todos los días como madre me pregunto, que debo enseñarte, como debo

educarte, como debo AMARTE. Y al mirarte comprendo que a medida que creces,

aumenta tu seguridad, determinación y ganas de descubrir el mundo, te veo

enfrentar tus miedos, te atreves a tomar más riesgos, y aunque quiero evitarte

cualquier caída, cualquier dolor, contengo las ganas de retenerte con mis brazos

sobre-protectores, y en cambio aliento una voz que te dice. ¡Vamos tu puedes

lograrlo! quisiera contenerte en mis brazos siempre, pero respiro valientemente y

te reto a que camines tus propios pasos.




0 vistas