¿ Por qué los bebés ven en blanco, rojo y negro?

Al nacer, el globo ocular del bebé es pequeño y crece rápidamente hasta los 3 años, y más lentamente hasta los 18. Asimismo, las órbitas, párpados, pestañas y cejas. Las células encargadas de enfocar las imágenes no han madurado completamente, entonces, al nacer, la capacidad del bebé de ver movimiento y luces sería aproximadamente de un 20 por ciento de la visión normal de un adulto.

Por eso, los bebés recién nacidos ven en blanco y negro, más o menos, hasta los cuatro meses de edad, no les llama la atención los estímulos en colores, ven como ‘bultos’, y tienen la capacidad de reconocer a su mamá, aunque no de manera nítida.

La estimulación con objetos llamativos (móviles, son importantes para la maduración del ojo del bebé. Se recomienda, que durante los primeros cuatro meses, se usen objetos en blanco y negro, o blanco, negro y rojo para lograr contrastes.



La duración de las actividades de estimulación deben ser sesiones de 10 a 20 minutos al día. Hay que tener en cuenta que los objetos se encuentren de 20 a 30 centímetros de distancia, la misma que lo separa de la cara de la persona que lo sujeta en los brazos. Le atraen las líneas rectas, las franjas, los diseños cuadriculados. Cuanto más contraste hay más llamará su atención. Por eso se recomiendan objetos que creen contrastes de luces, sombras y gráficos en blanco, rojo y negro para estimular el sentido de la vista.

Poco a poco, a medida que su percepción visual se va desarrollando comenzará a sentirse atraído por los colores más vivos. Si colocamos a un bebé frente a tres objetos: uno rojo, otro azul y otro amarillo, mirará por más tiempo el rojo, por ser el más brillante.

La estimulación ayuda al bebé a concentrarse en reconocer las sensaciones de su cuerpo y aprender a autorregularse. Los masajes en un lugar cómodo estimulan el sistema inmunológico y le protegen de enfermedades; además de favorecer un buen vínculo afectivo. Los sonidos de los sonajeros o de los juguetes le ayudarán a desarrollar sus sentidos: Haz sonar un cascabel para captar su atención, no te olvides de hacerlo por los dos lados.

Aprovecha los momentos en los que estés con tu bebé en brazos, permite que observe el objeto fijamente. Al inicio no podrá hacer seguimiento visual, pero le permitirá ir aprendiendo a enfocar su mirada en algún juguete que estimule perfectamente su visión.



Al llegar a los dos meses, tu bebé será capaz de hacer seguimiento horizontal del juguete y de esa manera podemos ayudar a estimular tanto la parte visual como motora ya que ejercitamos al mismo tiempo los músculos del cuello que le permiten girar. De esta manera vamos integrando varios sentidos a nuestras actividades.

Como podemos ver un juguete que posea colores, blanco, rojo y negro puede convertirse en nuestro mejor amigo al momento de estimular a nuestro bebé y si lo animamos con nuestra voz y nuestros cantos el bebé disfrutará al máximo estos momentos y percibirá mejor los estímulos. a su ritmo y máxima capacidad.