Una receta llamada Familia

Algunos días cómo papás, nos sentimos abrumados ejerciendo este rol, pues la maternidad y paternidad traen la responsabilidad más grande, acompañada de un torbellino de emociones.

Con Valeria hemos aprendido que debemos utilizar los INGREDIENTES adecuados para poder disfrutar de este plato llamado familia...

RECETA: Sin duda la masa debe contener firmeza, límites y autoridad pero para que no quede dura, hay que ponerle una gran porción de amor combinada con ternura; la salsa que la recubre está hecha a base de paciencia, respiración y convenios; después de esparcirla muy bien, agregamos unas buenas tajadas de tiempo y dedicación, la mezclamos con juegos y risas y despacio empezamos a ponerla por toda la masa junto con buenos trozos de respeto. Sazonamos con tradiciones...

Después agregamos un ingrediente dulce: Abrazos y besos; y ponemos al gusto salidas al parque, a picnic, y más recreación y deporte; para recubrirla vamos a agregar confianza con pedazos de mucho diálogo y saber escuchar. Acto seguido hornearemos a fuego apasionado abriendo de vez en cuando para que sienta la libertad. Es importante servirla con gran disposición y en platos hechos de perseverancia



25 vistas